Lo que hace el hombre más rico de Babilonia - Anthony Frassino González
15431
post-template-default,single,single-post,postid-15431,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Lo que hace el hombre más rico de Babilonia

Lo que hace el hombre más rico de Babilonia

La sexta semana del reto “52 libros 2018” puso en mis manos un libro fascinante, no solo por la sencillez en que está escrito, sino por la actualidad  de sus ideas. “El hombre más rico de Babilonia”, de George S. Clason, podría aplicarse en la ciudad que lleva por título, pero también en el mundo de la revolución industrial o en contemporáneo de la economía digital.

Tanto en el fondo como en la superficie, es un libro sobre finanzas personales reseñado a través de historias breves pero contundentes. Sin embargo, trasciende en el texto una idea: no hay un destino escrito para nadie. Solo la implacable determinación de hacerte rico es lo que configura tu futuro, y esa voluntad es tuya, de nadie más. Siempre habrá quien relativice tus decisiones arguyendo que tuviste suerte, que alguien te ayudó o que empezaste en mejor posición que otras personas, pero en verdad lo que marca la diferencia es el impulso que te llevó or un sendero en el que decidiste mantenerte. Como dice Arkad, el protagonista, envidiado y respetado a la vez por sus conciudadanos, “la voluntad no es más que la determinación inflexible de llevar a cabo lo que se ha impuesto”.

Es un libro entretenido que también recomiendo. Abre las puertas a un tipo de pensamiento que intento aplicar en mi vida porque he visto buenos resultados en otras personas de mi entorno, sobre todo en lo que toca a la preparación personal y a la fuerza de voluntad en torno a una meta. En este caso, hacerse rico. O próspero, si lo prefieren, ya que el término “riqueza” es muy relativo y abarca muchos conceptos.

Por alguna razón que no entiendo, las personas en general podemos hablar de política, deportes o turismo sin que nadie se sonroje. Pero cuando alguien habla de cómo ganar dinero suele mirársele de lado, como si fuera una especie de tabú, un apestado. Como si el dinero no fuera parte esencial de nuestra existencia. Todos queremos ganar más de lo que gastamos, y con ese dinero sobrante comprarnos cosas o hacer inversiones, pero nadie comenta qué hace para multiplicar sus ingresos, o qué herramientas tiene a mano para controlar sus gastos. Es un secreto vedado: si alguien sabe cómo hacerse rico, no está dispuesto a contarlo.

“Vivimos en la ciudad más rica del mundo, los viajeros dicen que ninguna otra la iguala. Ante nosotros se extiende esta riqueza, pero no poseemos nada de ella” se lamenta alguien en el libro. Este, junto con otros, acude a Arkad a preguntarle sobre sus trucos para hacerse rico. Este deja claro que en verdad, cuando hay una voluntad de hierro, las oportunidades profesionales  nos llegan solas.

En un momento de la historia, Arkad presenta a un grupo de personas las “siete  curas para un bolsillo vacío”. Pueden sonar absurdamente lógicas, pero estoy seguro de que varios de nosotros encontrará que hay algunas cosas que podría estar haciendo de forma equivocada. La propuesta del autor es echar una nueva luz, un quiebre, sobre el tema del dinero. No son gratuitos —porque hay que comprar el libro para conocerlas y entender su aplicación— pero están al alcance de todos: algunas de ellas son las siguientes:

  • Una parte de lo que ganas es TUYA, disfrútala.
  • Controla tus gastos
  • Haz que tu oro se multiplique
  • Protege tu tesoro
  • Haz de tu vivienda una inversión rentable
  • Asegura ingresos futuros
  • Aumenta tu capacidad de generar ingresos

En lo personal, me quedo y trabajo actualmente estas tres ideas:

  1. Vive con menos de lo que tienes
  2. Pide consejo a los más experimentados
  3. Haz que el dinero trabaje para ti

 

Muy poca gente se gana la lotería, volviéndose rica de la noche a la mañana. Nosotros, el resto de los mortales, tenemos que trabajar duro para soñar con algo así. Nunca es tarde para empezar a descubrir nuestras potencialidades.

Un abrazo

AFG

 

 

“La riqueza, como el árbol, nace de una semilla. La primera moneda que ahorres será la semilla que hará crecer el árbol de tu riqueza. Cuanto antes plantes tu semilla, antes crecerá el árbol y antes te refrescarás satisfecho bajo su sombra”.

Arkad

Pincha para visitarnos